domingo, 15 de febrero de 2015

DEJA VU

                                                  DEJA VU

 
Mi madre me aprieta contra su pecho para calmar mi angustia. Mi vida entera transcurre ante mis ojos. Puedo ver claramente mis primeros pasos. La primera caída. Las trencitas de Noelia. El beso. La segunda caída. El segundo amor. El "pibe, ya sos un hombre". La mano de mi viejo sobre el hombro. La iglesia. El traje. El vestido blanco de ella. Los sábados por la noche. Los mediodías de los domingos. La moto apareciendo de la nada. El pie, que busca el freno demasiado tarde. La luz del quirófano. Mi madre tomándome entre sus brazos y apretándome contra su pecho para calmar mi angustia.

4 comentarios:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Una madre siempre está en los momentos cruciales.
=)

Ander Garcia Martinez dijo...

Buenísimo, el abrazo eterno de una madre...

Alejandro Marcelo Guarino dijo...

Gracias Neo, un gran saludo

Alejandro Marcelo Guarino dijo...

Gracias Ander. Un gran saludo